Morrison

Comparte

Con tres meses de edad me tiraron por encima de una valla de dos metros de altura al jardín de una casa. Estaba muy asustado y no me moví hasta que me encontraron. Me abandonaron con una camiseta blanca donde habían escrito “ Hola, soy Canelo el kosovar y como de todo”. En ese jardín había un perro y tuve la gran suerte que no me hizo nada. Por el tremendo golpe me ingresaron en el Hospital veterinario, pensaban que no me levantaba porque tenia la columna rota, pero solo tenia contusiones y arañazos.

Pocos días después me mudé al refugio, mucho antes que se convirtiera en él. Aquí encontré la libertad, el cariño y el amor que siempre merecí. Mis padres humanos me tienen consentido y no puedo pedir nada más, mi vida es perfecta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información    Más información
Privacidad