Ramona

Comparte

Uno de mis papis sin saberlo tenía mucha alergia a los conejos. Probaron un montón de medicamentos, más limpieza y un sinfín de cosas para intentar que yo y mi compañera Simona nos quedáramos en casa. Finalmente, tras una crisis muy fuerte de alergia y asma tuvieron que buscarnos un nuevo hogar.

Cuando llegamos al refugio, mi compañera Simona padeció un fallo gastrointestinal que no superó. Tras muchos meses, me hice la dueña y señora de la conejera, pero actualmente me gusta vivir en un segundo plano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información    Más información
Privacidad